logo
¡Hola! Somos Natu y Nico. Nos encanta viajar y aprender sobre diversas culturas. Disfrutamos la naturaleza y hacer amigos en el camino. ¡Bienvenidos!

Instagram @UnViajeAmericano

GÜIRÁOGA: REFUGIO ANIMAL | UN VIAJE AMERICANO
fade
201
post-template-default,single,single-post,postid-201,single-format-gallery,edgt-core-1.1,kolumn-ver-1.3,,edgtf-smooth-page-transitions,ajax,edgtf-theme-skin-dark,edgtf-blog-installed,edgtf-header-standard,edgtf-fixed-on-scroll,edgtf-default-mobile-header,edgtf-sticky-up-mobile-header,edgtf-animate-drop-down,edgtf-search-covers-header,edgtf-side-menu-slide-from-right,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

GÜIRÁOGA: REFUGIO ANIMAL

Durante nuestro primer mes de viaje me encuentro navegando por un mar de sensaciones, conceptos y análisis. Con mucha calma y paciencia busco acomodar estos pensamientos para luego darle forma y poder llevarlos a la acción.

¿Qué es GÜIRÁOGA?

El refugio de animales silvestres GüiráOga (“la casa de los pájaros” en idioma guaraní) nació en base a la necesidad de contar con un establecimiento que se localizara en la misma selva misionera y trabajara con la fauna autóctona del lugar.

Su objetivo está dividido en tres partes: rescatar, liberar e investigar.

El predio de 19 hectáreas en el que se encuentra localizado GüiráOga tiene la categoría de Paisaje Protegido. Por su ubicación, GúiráOga puede dar rápida respuesta a las autoridades a la hora de rescatar de animales y que tengan la oportunidad de recuperarse exitosamente.? La construcción de las instalaciones fue realizada evitando el deterioro de la selva, por lo que el refugio está cubierto por una centenaria cobertura vegetal, donde se han identificado hasta 40 especies diferentes de árboles, midiendo algunos hasta 30 metros.

¿Quiénes hacen posible el Refugio?

Hoy en día GüiráOga está bien consolidado y está formado por más de veinte empleados que trabajan en equipo para llevar adelante este lugar tan especial.

Tener la oportunidad de conocer a Silvia Elsegood y Jorge Anfuso, fue un alimento muy profundo para nuestra curiosidad y pasión por el conocimiento.

Entrar en comparaciones resulta prácticamente inevitable. Analizar las decisiones de vida de una persona dependiendo del entorno socioeconómico, geográfico o cultural del que haya sido criado ayuda a comprender su presente. Pero existen algunas personas que honran la excepción a la regla. Este matrimonio es el caso.

GüiráOga fue fundado el 23 de Agosto de 1997 por Jorge Anfuso y Silvia Elsegood, naturalistas y especialistas en la rehabilitación de aves rapaces, actuales directores del refugio.

Este emprendimiento familiar tan utópico desde un breve análisis desde afuera, se construyó desde el mayor esfuerzo desde abajo llevándolo hoy a ser un ícono a nivel nacional y empleando más de veinte personas. Hoy, “La Casa de los Pájaros” como su nombre lo indica en Guaraní, es referencia internacional en la preservación animal y es visitada por personas de todo el mundo.

Son los primeros en comenzar la jornada y los últimos en terminar. Son verdaderos líderes.

Nuestra primera visita en 2014 junto a Abdulhakeem

Nuestro casual acercamiento a GÜIRÁOGA

Unos años atrás habíamos tenido la oportunidad de conocer este lugar junto a dos grandes amigos árabes con quienes viajamos por Argentina: Abdulhakeem y Almurr. Lo que nunca imaginaríamos es que un tiempo después nos encontraríamos conociendo desde adentro el trabajo de estas personas extraordinarias.

Ya regresando al presente, sólo unos días previos a este relato, nos encontrábamos visitando el Jardín de los Picaflores; un espacio familiar donde se pueden observar decenas de Colibríes alimentándose y volando libremente. Curiosamente, un grupo de jóvenes estaban curándole el ala a uno de ellos, lo que nos llamó la atención y nos acercamos a charlar y tomar unas fotografías. Palabras van, palabras vienen, y ya estábamos compartiendo anécdotas de la vida junto a ellos.

Allí conocimos cuatro personas geniales: Leandro Castillo (dueño del Jardín y experto en aves), Roberto Simonitti (simpático viajero y amigo de la casa) y finalmente Rocío Rodríguez y Agustín Anzoategui; una pareja de personas extraordinarias que pertenecen al equipo de GüiráOga, quienes se convertirían inmediatamente en nuevos amigos. Con todos ellos seguiríamos en contacto.

Agus, Médico Veterinario de GüiráOga

Unos pocos días después nos encontrábamos en Brasil. Natasha tuvo un problema con su tarjeta y al llamar al Banco nos responden que debíamos regresar a Argentina y hacer un trámite por cajero. Con el ceño fruncido, terminamos en una estación de servicio aprovechando internet para solucionar este inconveniente. Las horas pasaron acompañados de problemas burocráticos, pero un mensaje en Facebook nos estaría por alegrar los próximos días…Rocío nos invitaba formalmente a visitar GüiráOga desde adentro y tener contacto con sus aves. Saltábamos en una pata. El día había cambiado por completo. Lo vimos como un regalo del destino.

Y así fue que una vez más llegaba la “Magia en el Camino“, como dicen nuestros amigos Dino y Aldana.

Desde el primer momento que llegamos a la Reserva, las sonrisas no dejaron de aparecer por todos lados. Luego de un fuerte abrazo con Rocío y Agus, comenzamos a conocer al resto del equipo. Estábamos maravillados. Eran todos expertos en fauna, y por sobre todo muy apasionados. El momento más especial fue cuando llega un hombre con cierto estado atlético, muy entusiasmado en su andar, quien demostraba gran experiencia en sus ojos. Estamos hablando de alguien que se convertiría en un referente de vida para nosotros, Jorge Anfuso.

¿Quién es Jorge Anfuso?

Es un crack. Así directamente. Dialogando durante varias horas sobre la vida misma, es un caso de análisis de por sí. Un hombre que a los 16 años ya construía barcos en el astillero de su padre en Buenos Aires, años después pasó a tener un conocimiento tan amplio sobre Cetrería junto a su esposa que profesionalizaron su pasión trabajando en los principales aeropuertos del país y llegando a participar activamente apoyando la fuerza aérea en Malvinas.

Jorge Anfuso, orgulloso fundador de GüiráOga. Inventor y Emprendedor.


Jorge Anfuso, feliz fundador de GüiráOga.

 

Además, también se hizo espacio en su vida para ser corredor profesional de automovilismo y piloto de avión. Como si fuera poco, y luego de hacer múltiples otras actividades, hace unos años dejaron todo para abrazar su mayor pasión de forma activa: La creación de un Refugio Animal especializado en Aves, en una de las zonas más importantes naturalmente de nuestro país: Iguazú.

Con su inteligencia y perseverancia ha construido barcos, camionetas y diversas maquinarias que se utilizan activamente hoy en la Reserva. Encontrarse con personas tan talentosas en múltiples disciplinas parecería hacerle burla a frases que justifican la mediocridad como “quien mucho abarca poco aprieta”. Puedo asegurar que mucho abarcan, y aún más aprietan.

SILVIA ELSEGOOD Y SUS AVES

Silvia Elsegood, fundadora de GüiráOga y referente nacional en Cetrería.

Este particular retrato que acompaña mis palabras está asociada con la forma de vida que eligió tomar esta familia. La relación tan especial que se crea entre un cetrero y su ave nace desde la misma admiración y respeto por la naturaleza. Silvia es una de ellas. Su experiencia durante décadas en aves rapaces, marcó un antes y un después en la cetrería femenina en nuestro país. Hoy, ella es un referente en el tema y tiene el puesto más importante en GüiráOga: administrar la reserva completa.

Sólo personas con un grado tan alto de empatía y pasión pueden lograr disfrutar múltiples vidas en una sola, como la que este matrimonio ha podido llevar adelante. Como hablábamos con Jorge, la capacidad de adaptación y el aprendizaje que la experiencia nos genera, hace que cada emprendimiento o decisión que tomemos posea cada vez un mayor grado de éxito. O mejor dicho, un menor grado de falla. Por eso, cada nueva actividad que aprendemos será una herramienta más que nos acompañará en nuestras futuras acciones.

Debemos admitir que hemos quedado con un sentimiento triste al despedirme de ellos. Sentimos que debíamos habernos quedado más tiempo para compartir experiencias, y por sobre todo para aprender a admirar la naturaleza como ellos lo hacen. Sin dudas llevaremos a flor de piel estos conocimientos adquiridos en estos días juntos.

Hay gente que tiene las cosas tan claras que hasta lo más complicado de la vida parece más sencillo.

Agradecemos al destino y a la vida misma la posibilidad de encontrarnos con personas como Rocío Rodriguez, Agustin Anzóategui, Silvia Elsegood y Jorge Anfuso.

Cómo colaborar con GüiráOga

GüiráOga es una entidad que depende exclusivamente de sus visitantes, logrando así una financiación totalmente autónoma. Si deseas colaborar con su trabajo puedes escribir a info@guiraoga.com.ar o llamar por teléfono.

www.guiraoga.com.ar | facebook.com/refugioguiraoga | (+54) 3757 423-980

 

No Comments

Post a Comment

El Jardín de los Picaflores Previous Post
Museos Menonitas del Chaco Paraguayo Next Post

¿Tienes Instagram? ¡Síguenos!