logo
¡Hola! Somos Natu y Nico. Nos encanta viajar y aprender sobre diversas culturas. Disfrutamos la naturaleza y hacer amigos en el camino. ¡Bienvenidos!

Instagram @UnViajeAmericano

Cascadas de Cuevas | UN VIAJE AMERICANO
fade
1745
post-template-default,single,single-post,postid-1745,single-format-standard,edgt-core-1.1,kolumn-ver-1.3,,edgtf-smooth-page-transitions,ajax,edgtf-theme-skin-dark,edgtf-blog-installed,edgtf-header-standard,edgtf-fixed-on-scroll,edgtf-default-mobile-header,edgtf-sticky-up-mobile-header,edgtf-animate-drop-down,edgtf-search-covers-header,edgtf-side-menu-slide-from-right,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Cascadas de Cuevas

C

uevas es el segundo destino más conocido de la ciudad donde quedamos atrapados: Samaipata. Este post explica el comienzo de una bella amistad y comparte algunos consejos para que puedas disfrutar un día genial en este lugar tan bonito.

RESUMEN LVL5

Hicimos amistad con una joven pareja de argentinos y fuimos a conocer “Cuevas”, un atractivo local privado con caídas de agua geniales. Es económico. Recomendamos llevar unos sándwiches y mate para pasar el día.

Ellos también se enamoraron de Dona
Ellos también se enamoraron de Dona
Celebrando el cumple de Mili
Celebrando el cumple de Mili

Milagros y Rodrigo

Son muy cálidos y alegres, de esas personas que en Argentina conocemos como la “buena gente del interior”. Lo que más nos sorprendió positivamente de ellos fue su pasión por la curiosidad. Es maravilloso encontrar jóvenes con chispas en sus ojos y al mismo tiempo gran responsabilidad social.

Entre mate va y mate viene comenzamos una linda amistad que se extiende hasta el día de hoy, donde nos mantenemos frecuentemente al tanto de sus aventuras.

Mili está estudiando Relaciones Públicas en la Universidad de Lanús y Rodri eligió Periodismo y Comunicación Social en la Universidad de La Plata. Son de esas personas que uno puede imaginar en unos años como excelentes profesionales, ejerciendo sus tareas con pasión.

Podríamos extender este post un largo rato hablando de ellos y de las tantas veces que nos encontramos luego para disfrutar una cena o unas lindas charlas con mate de por medio. Pero escaparía del objetivo de este post, que es compartir la experiencia que hemos tenido juntos en Cuevas.

CASCADAS DE CUEVAS

Una previa de lo que se viene :)
Una previa de lo que se viene 🙂

¿Qué es Cuevas? ¿Cómo llego ahí?

A 100 kilómetros de la Ciudad de Santa Cruz de la Sierra en dirección a Samaipata, y a sólo 20km de esta última se encuentra un espacio turístico extraordinario que es visita obligada si estás por la zona. Al pie de estas preciosas montañas podrás disfrutar unas vistas espectaculares y por sobre todo varias caídas de agua provenientes de la cuenca del Río Piraí. ¿Lo mejor? La tranquilidad y las vistas. Uno de esos lugares maravillosos que hemos encontrado para disfrutar un buen mate.

El acceso es pago. Pero su costo es más que accesible: unos 15 bolivianos. A moneda de hoy, serían aproximadamente unos dos dólares por persona.

Llegar es muy fácil. Se encuentra directamente sobre la ruta a sólo 20km de Samaipata Si estás sin vehículo no te perderás. Constantemente hay taxis y mototaxis que salen de la plaza central de Samaipata. El costo es muy accesible también. De hecho, podés arreglar con ellos que te lleven y pasen a buscar a un horario determinado. Ese servicio privilegiado tiene un valor de 50 bolivianos (7 dólares), y de ahí puede ir bajando si compartís el taxi con más personas saliendo desde la plaza, o hasta unos 15 bolivianos (2 dólares) que puede costar un moto-taxi asumiendo el riesgo que eso significa.

De todas formas hay transporte desde ahí mismo, en caso que prefieras manejarte con más libertad. Muchos viajeros llegan vienen en bicicleta, caminando o a dedo. Lo que sí podemos decir, es que vale la pena conocer.

El lugar amerita hacerte de unos sándwiches previamente y unas bebidas para disfrutarlo en su plenitud. Tomar un mate al lado de la cascada es una experiencia que debes permitirte.

El sonido del agua transmite una paz indescriptible. Más aún las vistas de las montañas que no dejan de sorprender. Cabe destacar que no encontramos lugares para comprar alimentos o bebidas. Recomendamos llevar de antes.

Flora y fauna por todos lados

Hay que tener en cuenta también que justo a la entrada cruzando la ruta podrás encontrar un camping muy bien equipado. Es precioso y posee unas vistas espectaculares. Cuando nosotros llegamos no había nadie. Pero se notaba por el excelente estado de sus baños y vegetación que estaba siendo cuidado con mucha dedicación.

Una vez dentro del lugar se asoman algunas cabañas. Si bien desconocemos el precio porque no las hemos visitado, según los datos de internet rondan los 60-90 dólares por noche y permiten alojar varias personas. Puede llegar a ser una buena opción también para aquellos que desean pasar un buen rato allí en familia o junto a amigos.

CASCADAS DE CUEVAS

Nuestra experiencia en Cuevas

Dependiendo la fecha del año donde visites este destino turístico, encontrarás notables diferencias. Por ejemplo, cuando nosotros fuimos en Abril nos encontrábamos en un período de bajas lluvias, lo que hacía posible caminar por debajo de las cascadas y disfrutar tranquilos. Nos han comentado otros viajeros que al hacer tu visita durante época de lluvias es posible hasta nadar en los espacios de agua acumulada que se generan. Debe tener también su encanto.

Como habíamos mencionado anteriormente, justo al frente de la ruta existe un área de camping. Al ingresar por el bonito portón de entrada encontrarás unas banderas muy bien puestas que danzan al ritmo de la suave brisa que se genera entre las montañas. Apenas a los pocos metros se pueden observar a tu derecha un conjunto de cabañas muy bonitas. Esa zona está muy bien cuidada, el parque es muy verde y los árboles te invitan a continuar el sendero.

Disfrutando la primer caída de agua
Disfrutando la primer caída de agua

Minutos después de una sencilla caminata se encuentra la primer cascada. Es la más pequeña, pero no por eso deja de ser preciosa. Una pequeña cantidad de agua permite que se genere una especie de “olla” donde uno puede sentarse a disfrutar lo que la naturaleza tiene para ofrecer. Más de una vez nos preguntamos si ese espacio está hecho por el hombre o es natural, porque parece muy perfecto. Lo que lejos de quejarnos nos puso muy contentos. Aprovechamos a hacer unas fotos en un árbol caído y disfrutamos observar cómo un grupo de mariposas se reunía en un pequeño charco. Fue muy bonito.

Al rato decidimos continuar el camino. Ya un rato después, se comienza a sentir la humedad y el sonido del agua cayendo con mayor violencia. Estábamos llegando a lo que sería nuestra caída favorita, la segunda. Esa sí que era una caída importante, mucho más grande y agresiva. Habíamos encontrado el lugar perfecto para tomar un mate, para charlar un rato y hacer unas nuevas fotos. Quedamos enamorados al instante.

Entrar al agua fue inevitable para Natu :)
Entrar al agua fue inevitable para Natu 🙂

Entre una cosa y otra fuimos acercándonos al agua. Primero un paso, luego otro y cuando nos queríamos acordar ya varios de nosotros estábamos debajo de la cascada. El agua golpea violentamente y está bastante fría, pero el momento lo ameritaba.

Luego nos pusimos a pensar si fue una buena idea, ya que en caso que la corriente arrastrara una piedra a semejante altura un posible golpe a nuestra cabeza complicaría bastante el día. Pero nada pasó. El lugar es tan bello que apenas uno se pone a pensar en esas cosas.

Disfrutando la caminata
Estábamos maravillados... como para no estarlo :)
Estábamos maravillados... como para no estarlo 🙂

Al rato continuamos nuestra caminata. Esta vez, mucho más extensa y en subida. Lo que no quita que sea también preciosa. Todo sería diferente en esta oportunidad. El camino se volvería mucho más espectacular.

Las montañas se asomaban por donde uno mirara. Es increíble sentirse tan pequeño entre tanta maravilla a tu lado. Como ya estábamos cansándonos y el sol pegaba un poco fuerte, comenzamos a hacer una serie de juegos mentales que nos distraía bastante y nos hacía reír un buen rato. Al principio a Nico le costó un poco acostumbrarse porque tiene un pensamiento muy lógico y había que romper con eso para poder entenderlos, pero al rato ya estábamos creando nuevos pasatiempos para compartir en la caminata.

¿Qué comenzamos a hacer? Sacar fotos, por supuesto. Con el 35mm que teníamos se dificultaba ubicar la totalidad del paisaje en cuadro, porque realmente era inmenso.

Para nuestros amigos fotógrafos, procuren hacerse de un lente angular para visitar este lugar. Vale la pena.

Nos tomamos todo el tiempo del mundo para llegar a la tercera caída de agua. Es más, hasta diríamos que por un momento creímos que nos habíamos perdido. Es que la charla era tan divertida que ni nos dimos cuenta el paso del tiempo. Finalmente pudimos hacernos con el final de la travesía.

Nos encontramos con un grupo de jóvenes jugando al fútbol en el mejor lugar del mundo, rodeados de una caída de agua bellísima y pasando una rato genial en grupo. Saludamos desde lejos y decidimos volver a la segunda cascada, porque ya la sentíamos nuestra. Disfrutamos un poco más el paisaje y emprendimos nuestro regreso a la hermosa Samaipata.

Esperamos puedan comentarnos qué tal fue su experiencia si tienen la oportunidad de visitar este destino tan bonito.

¡Go Go Power Rangers! :D
¡Go Go Power Rangers! 😀
No Comments

Post a Comment

Hotel Laguna Volcán Previous Post
Refugio de Fauna Silvestre Jacha Inti Next Post

¿Tienes Instagram? ¡Síguenos!